Europa > Europa Central > Austria > La verdadera historia del croissant

La verdadera historia del croissant

El croissant representa la media luna utilizada en la bandera turca. Conoce la historia detrás de este desayuno “francés” viajando a Viena.

EL CROISSANT DE VIENA

Hoy en día, cuando viajas a Francia, no existe un petit-déjeuner completo sin un calientito ycroustillante (crujiente) croissant, pero el panecito comúnmente atribuido al país autor del foie gras y el queso roquefort es, en realidad, vienés.

Era el año de 1683 y los soldados otomanos al mando del gran visir Mustafá Pacha habían superado, entre otros, al ejército húngaro como parte de su cometido de islamizar Europa Central. Su siguiente objetivo era, entonces, Viena, la capital del Sacro Imperio Romano Germánico, la cual, a pesar de repetidos intentos, había resistido los asaltos de los turcos.

EL REY MORO

El emperador de Austria, Leopoldo I, temiendo que en esta ocasión los invasores los derrotaran, solicitó de inmediato la ayuda del Papa quien, como se acostumbraba en ese tiempo, convocó de inmediato a los países cristianos de Europa para asistir a la cruzada y expulsar a los musulmanes. Sin embargo, el rey de Francia se rehusó a participar en la batalla y, repudiado por los cruzados, fue apodado “el Rey Moro”.

Los turcos, decididos a conseguir la conquista, idearon la estrategia de cavar un corredor que pasara por debajo de las murallas vienesas y llegara al centro de la ciudad. Para no ser descubiertos, cavaban cada noche, avanzando poco a poco hacia su objetivo. No obstante, su plan no era infalible. Tras la puesta del sol daban inicio las horas de trabajo de los panaderos y éstos, inesperadamente, escucharon el golpeteo de los picos y el ruido rasposo de las palas recogiendo la tierra. Alarmados, dieron la voz de alerta y así las defensas acudieron al ataque.

LOS PANADEROS DE VIENA

Gracias a los panaderos, los turcos se vieron obligados a levantar el sitio, fueron expulsados y Viena fue salvada.

El emperador, muy agradecido, recompensó a los panaderos con honores y privilegios, incluyendo el derecho de portar una espada al cinto. A su vez, la victoria fue motivo de celebración y todo ello inspiró a los panaderos a crear dos panecillos. El primero recibió el nombre de “emperador”, y el otro, en señal de burla, fue llamado “croissant”, es decir, media luna, ya que su forma representaba al símbolo utilizado en la bandera turca.

RECETA ORIGINAL DEL CROISSANT

En sus orígenes, el croissant se preparaba con masa de leche, levadura, mantequilla y harina, pero en el siglo XIX, cuando el oficial austriaco August Zang abrió una panadería vienesa en París, el croissant evolucionó… et voilà! llegó a su receta actual a base de hojaldre y mantequilla y adquirió el sabor que tanto gusta.

DINKtravelers ha revelado el secreto. Prueba un delicioso croissant en tu próximo viaje a… ¡Viena!