Europa > Europa del Este > Turquía > Museo Arqueológico de Éfeso

Museo Arqueológico de Éfeso

Por Paulina Sánchez |

Una columna y, entorno a ella, un mundo. Viaja a Éfeso, un lugar que te transporta a una época de dioses y héroes.

VISITA ÉFESO EN TURQUÍA   

Imagínate de pie frente un extenso paisaje de columnas partidas, muros semi-reconstruidos y fachadas solitarias que te transportan a una época de héroes y dioses. Así es Éfeso, una zona arqueológica que reúne los restos de la cuarta ciudad más grande del mundo antiguo después de Roma, Alejandría y Antioquía.

Resulta interesante que este sitio se encuentre en lo que hoy es el oeste de Turquía, ya que en su época de esplendor perteneció a los dominios de Grecia. Es por eso que todo en él recuerda a otro destino igualmente bello: la Acrópolis de Atenas.

EL TEMPLO DE ARTEMISA EN ÉFESO

El tesoro más grande de Éfeso fue el Artemision o Templo de Artemisa –diosa griega de la caza–, el cual fue construido en un área pantanosa con la intención de volverlo resistente a los temblores. Su arquitectura era un retrato perfecto de la cultura y el arte que se promovían en la ciudad, así que atrajo a mercaderes, reyes y viajeros curiosos, quienes donaban joyas y otros bienes en honor de la diosa. Se le consideró una de las Siete Maravillas del Mundo hasta que una noche, la misma en la que nació Alejandro Magno, un pirómano le prendió fuego.

La leyenda cuenta que Artemisa no logró defender su morada porque estaba velando por el nacimiento del gran conquistador, y aunque él se ofreció a reconstruir el templo 22 años después, los efesios rechazaron su propuesta argumentando que un dios no podía construir un templo en honor a otro dios. Posteriormente, el Artemision fue reconstruido y destruido en ocasiones repetidas hasta que en 1869 fue redescubierto en una expedición organizada por el British Museum. Desde entonces hay que planear una visita a este museo ubicado en Londres si se desea ver las esculturas que fueron extraídas del sitio. Sin embargo, si te encuentras en Éfeso, lo que verás será una gran columna solitaria como único resto del magnífico templo.

BIBLIOTECA DE CELSO

Una columna y, entorno a ella, un mundo. En realidad, Éfeso está considerado un gran museoin situ, y algo que te ayudará a comprobar su esplendor es la fachada de la Biblioteca de Celso, una de las estructuras que se encuentran mejor conservadas y que fue construida cuando Éfeso pasó a manos del Imperio Romano. La identificarás por sus tres accesos adornados con ventanas y columnas aunque, desafortunadamente, poco podrás ver del interior, el cual fue destruido en un incendio provocado por invasores godos.

LA CASA DE LA VIRGEN MARÍA

Éfeso también posee gran simbolismo religioso, ya que ahí se construyó la primera iglesia dedicada a la Virgen María, una figura muy importante para el catolicismo. La ubicación fue elegida debido a que ella habitó una pequeña choza en la zona durante los últimos años de su vida.

Cuando vayas, no te pierdas las representaciones de combates de gladiadores repetidas aproximadamente cada hora y cierra el día con broche de oro asistiendo a los conciertos de música clásica, como el International Izmir Festival, que organizan en el Gran Teatro.