Europa > Europa Occidental > España > Productos típicos de Toledo

Productos típicos de Toledo

Prueba dos souvenirs imperdibles de Toledo: el jamón ibérico y el mazapán, reflejo de la gran tradición y cultura de España.

EL JAMÓN IBÉRICO Y EL MAZAPÁN

Una de las actividades más importantes de tus viajes es la de ir a comprar souvenirs. Estos recuerdos te permiten llevar un pedacito de tu destino a tus familiares, amigos, y a quienes sutilmente te lo pidieron con el tan escuchado “no olvides traerme algo”. También son pequeños trofeos que enriquecen tu colección de recuerdos de los lugares que has visitado. Sin importar adónde vayas, cada lugar pondrá a tu disposición productos que simbolizan su identidad. Así, en esta ocasión, DINKtravelers te mostrará dos souvenirsimperdibles de Toledo: el jamón ibérico y el mazapán de Toledo, reflejo de la gran tradición y cultura de España.

HISTORIA DEL JAMÓN IBÉRICO

Comenzando por el jamón ibérico, es interesante mencionar que su elaboración es totalmente artesanal y que es un alimento muy valioso para la gastronomía española. Es imposible que esté ausente en el menú de los restaurantes o las tiendas de productos típicos. Detrás de su delicioso sabor hay un cuidado muy especial regulado por departamentos gubernamentales especializados en el control de su calidad. Esto se debe a que el jamón ibérico se elabora con carne de cerdo selecta, clasificada según la raza y tipo de alimentación del animal. Así, una de sus variedades más afamada es la que se elabora con carne de cerdos ibéricos de raza pura. Asimismo, al igual que sucede con el añejamiento de vinos, el jamón ibérico puede permanecer semanas o incluso años en proceso de curación hasta que adquiere los aromas y sabores deseados.

Aunque su preparación actual fue establecida en el siglo XIX e inicios del XX, desde Época Medieval este jamón ya fungía como símbolo de la conversión al catolicismo. Por eso, los judíos adoptaron una costumbre que se conserva hasta la actualidad, aunque ya no mantiene el mismo significado: lo colgaban a vista de todos en posadas y tiendas para repeler a la Inquisición y dar a entender que ahí se comía carne de cerdo, algo contrario, justamente, a la costumbre judía.

HISTORIA DEL MAZAPÁN DE TOLEDO

Deléitate en tu viaje a Toledo con unas croquetas de jamón ibérico como entrada, y un plato de ajoblanco con trocitos de jamón. Luego, como postre, sacia tu antojo de algo dulce con un mazapán. La versión más común sobre su origen cuenta que este producto proviene del s. VIII, durante la dominación árabe, mientras que otra leyenda relata que fue creado por monjas del convento de San

Clemente, en Toledo, utilizando azúcar y almendras. Al parecer, ellas se las ingeniaron para cubrir la falta de alimento por la que atravesó la región durante el siglo XI tras la batalla de las Navas de Tolosa. Incluso se dice que esta alternativa para alimentar a los pobladores toledanos impulsó al rey Felipe III a crear el Gremio de Confiteros de Toledo. No obstante, la primera receta de mazapán conocida data de 1525.

Si te gusta combinar tradiciones de distintos países en las festividades que celebras, seguramente sabes que es común asociar los mazapanes con la Navidad. Esto es porque hacia el siglo XIX, en el Río Tajo, se criaban unas anguilas de sabor delicioso que no podían faltar en las mesas de Toledo durante la Navidad; sin embargo, éstas comenzaron a escasear, por lo que en su lugar empezaron a elaborarse mazapanes en forma de anguila. De ahí que se convirtieran en parte de la tradición gastronómica navideña de España. Pero no te preocupes, podrás comprarlos en conventos y confiterías de Toledo en cualquier época del año en la que planees hacer tu viaje. Eso sí, compra suficientes, porque así como el dramaturgo Lope de Vega escribió: “Como por los dos sanjuanes suelen pelear las monjas a costa de mazapanes”, seguramente cuando vuelvas a casa querrás pelear a toda costa para comer el último mazapán de la caja de souvenirs.