Europa > Europa Occidental > España > ¿Qué ver en Pamplona en 1 día?

¿Qué ver en Pamplona en 1 día?

 Descubre qué ver en Pamplona, la ciudad de Navarra que ha inspirado un sinfín de historias y relatos como los de Ernest Hemingway.

España es un país con una gran diversidad cultural. Cada una de sus provincias guarda pedazos de historia que fascinan a todo aquel que se atreve a conocerla. De norte a sur, existen lugares que parecen de cuento. En artículos anteriores, te hemos hablado de Segovia o Granada. En esta ocasión, te presentamos la ciudad de Pamplona, una joya de Navarra.

¿Dónde está Pamplona? 

La ciudad de Pamplona se encuentra al norte del país ibérico. Como te mencionamos, es una ciudad perteneciente a la comunidad de Navarra y forma parte importante del Camino de Santiago, otro imperdible en tu siguiente viaje a España.

¿Cómo llegar a Pamplona?

La red de ferrocarriles de España ofrece varias líneas que conectan a Pamplona con ciudades como: Barcelona, Burgos, León, Madrid y Oviedo, entre otras. La estación se encuentra en el barrio de San Jorge, muy cerca del centro de la ciudad de Pamplona.

DINKtravelers, tu guía de viajes internacional, te recomienda que al viajar en autobús tomes la línea que conecta a Madrid con Pamplona pasando por Soria. Otra opción es la línea que conecta a Barcelona con Pamplona. La estación de autobuses de Pamplona se encuentra en el centro de la ciudad, a tan sólo unos metros de la Plaza del Castillo.

¿Qué ver en Pamplona?

Pamplona fue un antiguo pueblo vasco con el nombre de Iruña. Se convirtió en una pequeña ciudad desde los tiempos de la dominación romana. En la Edad Media, la ciudad se consolidó como reino cristiano, dando origen al Reino de Pamplona. Posteriormente, éste se convertiría en el Reino de Navarra. En la actualidad, la ciudad de Pamplona es muy atractiva para los amantes de la historia. Posee monumentos históricos hermosos y es sede de algunas de las festividades más populares en el mundo.

La Catedral de Pamplona

Visita la catedral de Santa María la Real en la ciudad de Pamplona. Es una magnífica construcción que combina estilos arquitectónicos como el gótico y el neoclásico. Además, es una de las catedrales mejor conservadas de España, una verdadera joya histórica y arquitectónica. En su nave central se encuentra el bello sepulcro de Carlos III de Navarra, “el Noble”. También ahí se encuentra el de su esposa Leonor de Trastámara. Descarga tu plano del interior de la catedral aquí.

Edificio del Ayuntamiento

Continúa con el edificio del Ayuntamiento. Carlos III de Navarra fue quien eligió su ubicación desde el siglo XV en el Privilegio de la Unión. En este tratado ordenó la construcción del edificio en el lugar donde se unían los burgos de ese tiempo: Navarrería, San Nicolás y San Saturnino. El Ayuntamiento ha sufrido varias modificaciones a lo largo del tiempo; sin embargo, conserva su belleza. Cada 6 de julio, una gran congregación se reúne a las afueras del edificio para esperar el chupinazo que marca el inicio de las festividades de San Fermín o Sanfermines.

Monumento a los Fueros de Navarra

Frente al edificio de la Diputación Foral podrás visitar uno de los monumentos más representativos de la comunidad de Navarra. Se trata del monumento a los Fueros de Navarra, una bella obra del siglo XX. En el segundo cuerpo hay cinco estatuas que representan a las artes, la historia, la industria, la paz y el trabajo. Observa arriba de ellas los escudos de las jurisdicciones de Estella, Olite, Pamplona Sangüesa y Tudela. La estructura está coronada por una matrona que porta en las manos la Ley Paccionada y el Blasón de Navarra.

Ernest Hemingway en Pamplona

La Plaza del Castillo, uno de los mayores íconos de la ciudad de Pamplona, es la plaza principal de la ciudad. Se encuentra rodeada por bellas casas y negocios tradicionales como el Café Iruña o el hotel La Perla. Estos lugares se hicieron emblemáticos gracias al escritor Ernest Hemingway.

Ernest Hemingway fue un importante escritor y periodista norteamericano del siglo XX. Viajó por primera vez a Pamplona en la segunda década del siglo pasado. Sin embargo, no sería el único viaje que realizaría. La tercera visita de Ernest Hemingway a la ciudad de Pamplona, en 1925, inspiró su novela Fiesta (The Sun Also Rises). Con ella brindó una gran divulgación a las Fiestas de San Fermín. Además, se convirtió en un elemento importante en la internacionalización de los Sanfermines.

El ganador del Premio Nobel de Literatura visitó esta ciudad navarra en nueve ocasiones. El Café Iruña fue el testigo principal. En sus últimas visitas a Pamplona, Hemingway se hospedó en la habitación número 217 (actualmente 201) del Hotel La Perla. Durante sus estancias de 1924 a 1929 y de 1931, el escritor se alojó en el desaparecido Hotel Quintana. Este lugar inspiró la creación del Hotel Montoya en su obra.

Frente a la Plaza de Toros se encuentra un monumento inaugurado en 1968 en honor a aquel escritor foráneo aventurero que supo apreciar y relacionarse con la ciudad, su gente, sus fiestas y tradiciones.

¿Qué comer en Pamplona?

La gastronomía española es una de nuestras favoritas, ya que incluyen platillos deliciosos de diferentes regiones como el jamón ibérico, el mazapán de Toledo o el gazpacho Andaluz. Por supuesto, Pamplona no podía faltar. Esta ciudad navarra cuenta con una gran variedad de alimentos como verduras, legumbres y carnes. El platillo típico de la ciudad de Pamplona es el ajoarriero, cuyo elemento principal es el bacalao. Sin embargo, existen otros platillos de gran tradición. Uno de ellos es el cordero al chilindrón, una salsa a base de pimientos y vino blanco acompañado de papas. Las magras con tomate son otro platillo típico de la región. Se trata de carne bañada en salsa de tomate que en algunas ocasiones se acompaña con huevo. Los postres y quesos son otra gran opción. No dejes de probar la cuajada, leche cuajada a la que le puedes añadir azúcar o miel al gusto.

Ya sea que la llames Pamplona o Iruña, planea tu próximo viaje a esta ciudad de España. Ve con tus propios ojos la ciudad de Navarra que inspiró a Hemingway y, a tu regreso, cuéntanos tu experiencia. Además, no olvides compartirnos las mejores fotos de tu viaje a Pamplona.