Europa > Europa Occidental > España > El Real Alcázar de Sevilla

El Real Alcázar de Sevilla

En tu viaje a Sevilla, visita el Real Alcázar y disfrutar de su sorprendente historia y espléndida belleza estilo árabe.

EL REAL ALCÁZAR EN EL CASCO ANTIGUO DE SEVILLA

Ya lo dice la canción Sevilla tiene un color especial, y es que, sin duda, esta ciudad española tiene un encanto que maravilla a todo el que se atreve a conocerla. Es por eso que el día de hoy DINKtravelers te invita a descurbir este hermoso destino.

Al sur de España, capital de la comunidad autónoma de Andalucía, Sevilla es una ciudad de un ambiente peculiar: cálida durante todo el año; y no nos referimos sólo su característico clima caluroso-templado, sino al trato de su gente. Aquí, el ambiente siempre es de fiesta. No hay como pasear durante el día por el Parque de María Luisa o pasar una tarde en un tradicional Tablao para ver un show flamenco y beber un poco de vino.

Además de todo, Sevilla es una ciudad llena de majestuosos monumentos que tienen mil historias que contar. Ya sea a pie o en un tradicional carruaje tirado por caballos, no hay experiencia más encantadora que dar un recorrido por el centro de la ciudad e ir descubriendo todo lo que tiene que contarnos.

Durante tu visita no puedes perder la oportunidad de conocer el conjunto monumental que en 1987 la UNESCO declaró como Patrimonio de la Humanidad y que está conformado por la Catedral con su Giralda, el Archivo General de Indias y el Real Alcázar de Sevilla. Además, muy cerca hay otras atracciones como la antigua Real Fábrica de Tabacos. También puedes caminar a la orilla del imponente Río Guadalquivir y encontrarte con la Torre del Oro o la Plaza de toros. O si lo prefieres, puedes visitar el Mercado del Arenal y comprar productos de la región.

Y no olvides dar un paseo por el Parque María Luisa y deja que sus áreas verdes que se conjugan armoniosamente con sus monumentos y esculturas te atrapen. Ahí mismo, aprovecha para conocer dos asombrosas plazas: Plaza América y Plaza España.

Después de recorrer esta ciudad descubrirás por qué esta Sevilla tan flamenca y eleganteenamora a cualquiera que se atreve a visitarla.

EL REAL ALCÁZAR

Existen lugares en el mundo en los que viajar al pasado es posible. Basta con entrar a ellos para descubrir que la puerta del tiempo sí existe. Por eso, en tu próxima visita a Sevilla aprovheca la oportunidad de conocer el Real Alcázar.

La ciudad de Sevilla es por mucho, uno de los destinos preferidos para viajar, y al descubrir su historia y su cultura, entendemos perfectamente el por qué. Dentro de su casco antiguo se encuentra el Real Alcázar, morada de reyes y testigo de historias que parece que han sido sacadas de un libro de cuentos. Sin embargo, todo lo que tiene que contarnos es perfectamente real.

HISTORIA DEL REAL ALCÁZAR DE SEVILLA

En el siglo VIII, la Península Ibérica fue ocupada por musulmanes que se asentaron en grandes extensiones del territorio, mayoritariamente en Andalucía. Alzaron mezquitas, fortalezas y palacios como el Real Alcázar de Sevilla, construido para albergar al poder califal. Tras la conquista de Sevilla por tropas cristianas al mando del rey Fernando III El Santo en el siglo XIII, la construcción musulmana fue utilizada como morada de los reyes cristianos los cuales realizaron algunas modificaciones a la construcción original. En él habitaron los reyes Alfonso X El Sabio, autor de las Siete Partidas, y Pedro I El Cruel o El Justiciero, el segundo monarca de la casa Trastámara, misma de donde provenían los Reyes Católicos Isabel y Fernando. Además, fue en el alcázar donde Isabel la Católica dio a luz a su segundo hijo, el príncipe Juan, y donde años más tarde Carlos I se casó con Isabel de Portugal.

VISITA EL REAL ALCÁZAR DE SEVILLA

Recorre sus espacios construidos así como sus jardines, en los que la tranquilidad se apodera de tus pensamientos y el aire fresco que proporcionan sus árboles se combina de manera armoniosa con el sonido del agua de las fuentes, las cuales en sí mismas son prueba del dominio que los árabes tuvieron en cuestión de ingeniería hidráulica.

Te recomendamos ir temprano por la mañana y llevar ropa cómoda y fresca. Si lo deseas, por 5 euros puedes solicitar una audioguía en la entrada. Ésta te brindará información sobre los diferentes puntos que conforman el alcázar, las decoraciones árabes grabadas en sus muros, puertas y techos, y sus jardines.

LO QUE DEBES SABER ANTES DE VISITAR EL REAL ALCÁZAR

  • En temporada alta (mayo-septiembre) y en fines de semana, la fila para entrar puede ser de más de una hora bajo el sol, incluso por la mañana. Ahórrate las filas comprando tus entradas con antelación en la web oficial.
  • Está permitido tomar fotos en el interior, pero evita el uso de flash.
  • Visita el Patio de la Montería, ubicado frente a la entrada después de los arcos almohades, y admira la fachada del Palacio de Pedro I.
  • En el Cuarto del Almirante, a la derecha del patio, estuvo la Casa de Contratación de Indias. Ahora, alberga un retablo de la Virgen de los Navegantes, la primera pintura que se hizo con temática de las Américas.
  • El atractivo más importante es el Palacio Mudéjar, donde encontrarás el Patio de las Doncellas rodeado por dos niveles de arcos sobre columnas de mármol.
  • El Salón de Embajadores es otro imperdible, con su bóveda de 1427 creada por Diego Ruiz.
  • En los jardines, visita el Estanque de Mercurio, una de las zonas más destacadas, y el Jardín de la Danza.
  • Lleva agua, pues aunque en los jardines se encuentran dispersos algunos bebederos, el sito es bastante grande y tardarás unas tres horas en recorrerlo completo.