América > Norteamérica > Estados Unidos > El Museo verde de San Francisco

El Museo verde de San Francisco

Visita la Academia de Ciencias de California y descubre el lugar donde el amor por el conocimiento y la conciencia ecológica se unen.

VISITA LA ACADEMIA DE CIENCIAS DE CALIFORNIA

San Francisco es una ciudad que se caracteriza por el desarrollo de una conciencia ecológica; gracias a esto se han elaborado diversos programas que buscan una mayor participación de los residentes en problemas ambientales, con actos tan sencillos como evitar el uso de bolsas de plástico hasta el reciclaje de elementos en la fabricación de composta. Por eso, es uno de los destinos preferidos de DINKtravelers. Sin embargo, el interés de esta ciudad en los problemas ecológicos existe desde mediados del siglo XIX, en tiempos de la fiebre del oro, un periodo en el que la población del oeste de Estados Unidos creció debido a las excavaciones que se llevaron a cabo en busca de este metal precioso. Tres años después de que California fuera nombrado un estado, un grupo de naturalistas y científicos formaron la Academia de Ciencias de California (CAS por sus siglas en inglés) en 1853, la institución científica más antigua del oeste del país.

HISTORIA DE LA ACADEMIA DE CIENCIAS DE CALIFORNIA

En sus inicios, la Academia de Ciencias de California tenía como objetivo el estudio de los recursos naturales de este estado; sin embargo, con el paso del tiempo las investigaciones realizadas en la CAS comenzaron a tener como objeto de estudio lugares como México, Latinoamérica, Asía, y  algunas islas del Océano Pacífico, una labor que se complementaba con la enseñanza de estos conocimientos a través de un museo.

Actualmente la Academia se encuentra en el Golden Gate Park al Noreste de San Francisco, aunque esto no siempre fue así, ya que el museo se ha visto obligado a cambiar de sede en varias ocasiones por diversas razones, desde la destrucción de los edificios a causa de terremotos hasta la necesidad de adaptar las instalaciones a los nuevos requerimientos de la CAS. El edificio que se observa actualmente fue diseñado en 2003 por el reconocido arquitecto Renzo Piano con motivo del 150 aniversario del inicio de la Academia, reemplazando al viejo edificio que el museo había ocupado  desde inicios del siglo XX.

El nuevo edificio abrió sus puertas en 2008, convirtiendo a la Academia de Ciencias en el museo verde más grande del mundo, y dando prueba de que su preocupación por los problemas ambientales sigue presente. Como ejemplo de esto verás su green roof, conformado por diversas plantas que cubren toda la azotea del edificio. Éstas, además de representar un espacio natural en el inmueble, ayudan a que el interior se mantenga fresco gracias a la humedad que generan.

¿QUÉ HACER EN LA CAS?

Si bien la investigación sigue siendo un objetivo importante para la Academia, algo que en la actualidad la diferencia de otras instituciones, es que la enseñanza ocupa un papel fundamental,  así que las exhibiciones tienen la función particular de llevar la investigación al público en general.

Las atracciones con las que cuenta la Academia son las siguientes: Morrison Planetarium, Kimball Natural History Museum, Osher Rainforest y Steinhart Aquarium. Cada una muestra el uso de tecnología de punta y la conciencia ecológica que guía a la institución para lograr una inmersión más profunda de las personas en las actividades.

  1. Como visitante del Morrison Planetarium entrarás a un domo de más de 22 metros de diámetro cuyo marco fue realizado con acero 100% reciclado. Éste funciona como una pantalla en la que podrás observar los últimos descubrimientos y teorías sobre nuestro universo. Verás proyecciones que varían en temática y abarcan desde tours en los que conocerás galaxias muy, muy lejanas, hasta los diversos asteroides y cometas que cambiaron la vida en la Tierra y sus ecosistemas actuales. Lo mejor, estos contenidos siempre van acompañados de narraciones realizadas por personalidades como George Takei.
  2. Dentro del Kimbal Natural History Museum encontrarás los descubrimientos que la Academia ha realizado en sus más de 150 años de investigación, así como información sobre los problemas naturales de la actualidad. Entre las atracciones principales está el péndulo Foucault que desde los inicios de la CAS ha sido prueba de la rotación de la Tierra. Además, podrás admirar el esqueleto de un tiranosaurio y el de una ballena azul. Sin embargo, probablemente la exhibición más popular del museo sea la colonia de pingüinos africanos desarrollada para combatir su desaparición.
  3. Luego, al visitar el Osher Rainforest te encontrarás bajo un domo de casi 30 metros de diámetro en el que recorrerás tres tipos de selva lluviosa distribuidos en cuatro pisos conectados mediante un camino en espiral. Estarás en uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta donde podrás ver más de 1600 animales vivos, desde aves hasta anfibios.
  4. Finalmente, como parte del Osher Rainforest, el Steinhart Aquarium es uno de los acuarios más diversos e interactivos del mundo. Aquí tendrás la posibilidad de participar en actividades que tienen la finalidad de mostrar el papel que los hábitats marinos juegan en el desarrollo de vida en la Tierra. Como atracción principal está el tanque de arrecife de coral.

Al final del día, recarga tu energía comiendo en una de las cafeterías del museo o camina aproximadamente 10 minutos al área de picnic más cercana.

NOCHES DE ADULTOS EN LA ACADEMIA DE LAS CIENCIAS DE CALIFORNIA

Todos los jueves, después de que la Academia cierras sus puertas, a partir de las 18:00 y hasta las 22:00 h. se realiza un evento llamado Nightlife. Como la palabra lo sugiere, durante estas horas el museo se vuelve un lugar en el que los adultos pueden convivir y aprender acompañados de música en vivo y cocteles.

Cada semana la noche de adultos se realiza bajo una temática diferente, desde la cocina típica de distintos países hasta los robots; todo gira en torno al tema, desde la música —presenta talentos locales— hasta los cocteles y las conferencias. Además, ofrece la posibilidad de entrar a las exhibiciones permanentes con la ventaja de disfrutarlas rodeado de menos visitantes.

Jamás el aprendizaje de las ciencias fue una actividad turística tan divertida.