Europa > Europa Central > Alemania > Árboles navideños del mundo

Árboles navideños del mundo

Todo viajero encuentra en el mundo natural un espíritu de aventura que se alimenta de escenarios decorados con árboles de Navidad.

ÁRBOLES DE NAVIDAD

La naturaleza ha sido parte fundamental de las celebraciones y tradiciones a lo largo de la historia. Países de todo el mundo han encontrado en las plantas y los árboles espíritus, amuletos, y representaciones de los ciclos de la vida.

En DINKtravelers sabemos que todo viajero encuentra en el mundo natural un maravilloso espíritu de aventura. Por eso, algunas de las actividades favoritas a realizar durante el invierno, a pesar del frío, incluyen esquí, montañismo, senderismo y snowboarding. Pero, ¿qué sería de esas actividades sin sus paisajes de pinos y abetos?

HISTORIA DEL ÁRBOL DE NAVIDAD

Hace muchísimos años que se celebra el solsticio de invierno el 21 de diciembre, representando el día más corto y la noche más larga del año. Antiguamente, dado que se daban atributos divinos al sol, se creía que éste se debilitaba y enfermaba en invierno, así que la gente solía colocar siempreverde en sus casas para alejar a los espíritus malignos y la enfermedad y para recordar que las plantas reverdecerían cuando el sol se recuperara en el verano.

Costumbres similares se repitieron en el Norte de Europa, donde los druidas, antiguos sacerdotes de los celtas, decoraban sus templos con siempreverde simbolizando la vida eterna, y en Escandinavia (Noruega, Suecia y Dinamarca), donde los vikingos aseguraban que esta misma planta representaba al dios del sol, Balder.

Actualmente ya no es posible que en un viaje convivas con druidas o vikingos, pero si vas al Norte de Europa en diciembre, podrás disfrutar una noche contemplando auroras boreales en Tromso, Noruega; ver el 13 de diciembre la procesión de 10,000 jóvenes ataviadas con túnicas y una corona de velas para simbólicamente iluminar el oscuro invierno en Estocolmo, Suecia; o ir a Dinamarca a comprar sellos postales navideños de edición especial diseñados por artistas como la misma Reina de Dinamarca, Margarita II.

ÁRBOL DE NAVIDAD EN ALEMANIA

Otra alternativa más es viajar a Alemania donde se creó la costumbre del Tannenbaum –abeto de Navidad– a partir del siglo XVI. Se dice que Martín Lutero, el reformador protestante, fue quien añadió velas encendidas a la decoración de los árboles para intentar reproducir el tintineo de las estrellas en la oscuridad. Ahí, no te pierdas la oportunidad de visitar algún mercado callejero y tomar una copa de vino tinto caliente preparado con limón, canela, clavo y azúcar.

Aunque algunos inmigrantes alemanes trasladaron la costumbre del árbol a América, de principio no fue aceptada.

LA REINA VICTORIA Y EL ÁRBOL DE NAVIDAD

A finales del siglo XIX, la popular Reina Victoria de Inglaterra apareció representada en una ilustración del diario Illustrated London News junto con su esposo alemán, el Príncipe Albert y sus hijos, alrededor de un árbol de Navidad, en el Castillo Windsor. Por supuesto, apenas se popularizó la imagen, el árbol sentó raíces en América donde, desde entonces, cada año se colocan enormes árboles en centros comerciales, plazas públicas y hogares.