Europa > Europa Occidental > Portugal > Castillo de San Jorge

Castillo de San Jorge

Desde hace más de 10 siglos los viajeros que llegan a Lisboa se deleitan admirando el océano desde las torres medievales del Castillo de San Jorge.

EL CASTILLO DE SAN JORGE DE LISBOA

La tradición islámica que distingue a Lisboa de otras capitales europeas no está sólo en sus detalles decorativos. En esta ocasión DINKtravelers te invita a visitar uno de los monumentos nacionales más famosos del continente debido a su historia y originalidad. Nos referimos al Castillo de San Jorge.

HISTORIA DEL CASTILLO DE SAN JORGE

Éste fue construido en el siglo XI por los árabes que habitaban el territorio; su función era sólo defensiva, de ahí su excelente ubicación. ¡Si llegas al puerto de Lisboa por mar lo podrás observar a más de 10 km de distancia!

Por más de 100 años este castillo fue habitado por tropas militares, pero cuando Alfonso Henriques –primer rey de Portugal– expulsó a los moros, el castillo se convirtió en el hogar de la realeza. Fue entonces cuando comenzó su época de esplendor debido a la presencia de las cortes palaciegas.

Hoy en día el Castillo de San Jorge conserva esta fusión cultural entre la herencia de Oriente y Occidente que lo convierte en un edificio singular. Si lo que quieres es admirar el puerto lisboeta desde las alturas, empaparte de cultura y comer las delicias típicas portuguesas, entonces éste es el sitio indicado.

CÓMO LLEGAR AL CASTILLO DE SAN JORGE

Desde el centro de la ciudad puedes abordar el tram número 12 y llegarás después de un breve recorrido disfrutando del paseo en este tradicional medio de transporte color amarillo.

Una vez en la cima de la colina no te quedará más que entrar en esta impresionante fortaleza de roca. Lo primero que verás será su enorme puerta de madera abierta de par en par y enseguida encontrarás el mirador, donde el Atlántico se presenta como un reto para el mejor fotógrafo paisajista. Aquí podrás aprovechar para hacer algunas tomas panorámicas del horizonte marino.

MUSEO DEL CASTILLO DE SAN JORGE

Siguiendo el recorrido podrás caminar entre los angostos pasillos que comunican las torres. Te aconsejamos visitar la exposición permanente del museo; aquí admirarás la belleza del azulejo portugués y podrás ingresar también a la Cámara Oscura –una habitación en donde los visitantes pueden ver a través de un lente de 360° y en tiempo real, lo que pasa en la ciudad.

Por si fuera poco, al salir de ahí encontrarás un pequeño sitio arqueológico en donde se ha reconstruido la traza de la antigua zona residencial islámica. Por la tarde podrás recuperar fuerza y satisfacer a tu paladar con un bacalao y una copa de vino tinto en el restaurante del complejo.

Antes de despedirte de este inolvidable sitio turístico regresa al mirador. ¡La luz del atardecer sobre el océano no tiene igual! Y, finalmente, no te olvides de llevarte un souvenir, pues hay una amplia variedad de posibilidades para llevar contigo un pedacito de Lisboa.