Europa > Europa Occidental > Portugal > Pastéis de Belém

Pastéis de Belém

Los pastéis de Belém son un dulce placer que invita a tu paladar a viajar.

POSTRES PORTUGUESES

Un turista foodie viaja por el placer de la buena comida; su pasión es conocer nuevos platillos. No importa si son restaurantes lujosos o sitios de comida tradicional, la felicidad del paladar vale cualquier travesía.

DINKtravelers ha recorrido Asia, Europa y América en busca de platos exóticos recomendados por otros viajeros y, sin duda, nuestras recetas favoritas son las de postres, el broche de oro ideal para cualquier velada. Recientemente, fue Lisboa la ciudad que nos regaló uno de los mejores pastelillos de nata que hayamos comido jamás; nos referimos a los famosos Pastéis de Belém.

HISTORIA DE LOS PASTELES DE BELÉM

Se trata de un postre con mucha tradición poseedor de una historia que se remonta a 1837. Se dice que la receta original de estos manjares se debe a la cocina de los monjes jerónimos, cuyo monasterio está justo al lado de la actual casa donde se cocinan y venden los Pastéis de Belém.

La leyenda cuenta que fueron los mismos monjes los que empezaron a venderlos para ayudar con la manutención del convento, y fue desde entonces que Belém adquirió fama nacional gracias a sus pastéis. Debido al éxito de esta pastelería, otras han intentado imitar el postre, pero no importa qué tantos pasteles de nata pruebes en Portugal, ¡si no están hechos con la receta original del convento, no sabrán igual!

¿DÓNDE COMPRAR Y CUÁNTO CUESTAN LOS PASTÉIS DE BELÉM?

Después de recorrer Belém, donde encontrarás atractivos como el Museo Berardo y la Torre de Belém, dirígete a la Rua de Belem Nº 84. La pastelería abre todos los días de 8:00 a 23:00 hrs.

Toma en cuenta que si deseas disfrutar tus pastéis en el sitio, deberás esperar mesa o haber reservado por internet o vía telefónica con al menos dos días de anticipación. De lo contrario puedes comprarlos para llevar y disfrutarlos a pie de costa.

Cada pastel cuesta 1,50 euros.

¿CÓMO SE DEBEN COMER LOS PASTÉIS DE BELÉM?

La mejor manera de disfrutarlos es con un buen café negro sin azúcar, ya que los pastelillos son dulces y pueden sazonarse con canela y azúcar glas, ingredientes que te obsequian en bolsitas aparte. De este modo el sabor del pastelillo llenará tu paladar sin interferencia de ningún otro sabor dulce.

SOUVENIR DE LISBOA

Si quieres compartir el encanto de estos pastelillos con alguien más, puedes comprarlos como souvenir. El modo de preparación de los pastéis garantiza al menos 48 horas de frescura. Puedes adquirirlos en cajas de 6 a 10 piezas, y cada caja va decorada con diseños de azulejos, distintivo de Portugal.