Taj Mahal en Agra
Lugares que visitar en la India
Escultura religiosa de la India

Asia > Sur de Asia > India > 4 grandes atracciones de la India y su gastronomía

4 grandes atracciones de la India y su gastronomía

El Taj Mahal es famoso, pero en DINKtravelers encontrarás otras 4 grandes atracciones de la India y los platos típicos que no te puedes perder.

¿Por qué visitar la India? 

India es un país de mil historias. Un viaje por la geografía hindú nos demuestra que se trata de un entorno rico en arquitectura y gastronomía. Por ello, DINKtravelers, tu guía de viajes internacional, te ayuda a descubrir 4 grandes atracciones de la India y los platillos típicos del lugar que enriquecerán tu visita.

El Taj Mahal en Agra

Sin duda alguna el edificio más famoso de la India es el Taj Mahal, no solamente por su arquitectura, sino también por la historia de amor que se esconde detrás de esas paredes. Dicho mausoleo combina elementos de arquitectura islámica, india, persa y hasta turca. Esto hizo que la UNESCO lo agregara a la lista de Patrimonio de la Humanidad  en 1983. Su fama ha sido tal que en el 2007 fue seleccionada como una de las 7 Nuevas Maravillas del Mundo Moderno, junto con el Coliseo Romano, Petra, Chichen Itzá y otras más.

Su popularidad es bien merecida y por eso ya hemos dedicado un artículo de viaje a este bello mausoleo. Por ello, en esta lista de las 4 grandes atracciones de la India no hemos incluido al Taj Mahal.

Recorrido por las ciudades turísticas de India 

Nuestro viaje recorre las ciudades de Agrahara, Jaipur y Thanjavur. Jaipur se encuentra al norte de la India, por lo que después de tu visita al Taj Mahal en Agra podrás tomar un tren que te lleve a Jaipur. Agrahara y Thanjavur se encuentran al sur de la India por lo que necesitarás tomar algún vuelo para llegar a cualquiera de estas dos ciudades. A pesar de que el trayecto es pesado, vale la pena conocer estas 4 grandes atracciones de la India. ¿Estás listo?

#1 Agrahara: El Palacio de Mysore y masala

Esta belleza de estilo indo-sarraceno se encuentra en Agrahara. Aunque su construcción original data del siglo XIV, el edificio que hoy podemos ver es el resultado de varias restauraciones y añadidos más modernos, realizados por el arquitecto inglés Henry Irwin. Actualmente, el palacio es la residencia del Maharaja de Mysore, de la dinastía Wodeyar, por lo que podrás admirarlo sólo desde el exterior.

El Palacio de Mysore
El Palacio de Mysore
masala
Shadow
Slider

Al salir podrás deleitarte con la gastronomía del lugar y descubrir su gran variedad de especias. Todos los platos de la cocina india son aderezados con especias molidas. La combinación de especias se conoce como masala. Una de las especias más famosa es el curry, pero te recomendamos comprar pimienta negra, famosa por su valor medicinal. Puedes encontrar este souvenir culinario en cualquier supermercado. Será perfecto para complementar tus ensaladas.

#2 Jaipur: Hawa Mahal y aceite de mostaza

Hawa Mahal, ubicado en la ciudad de Jaipur, se conoce también como el Palacio de los Vientos. El Marahá Sawai Pratap Singh lo mandó construir en 1799 para servir como extensión del harem del palacio de la ciudad. Su función original era permitir a las mujeres reales observar la vida cotidiana de las calles de la ciudad sin ser vistas. ¡La fachada que da a la calle tiene un total de 953 ventanas! El viento que circula por éstas es justo lo que le da el nombre de Palacio de los Vientos. Se dice que los cantos naturales de las corrientes de aire al interior transmiten una sensación de paz y bienestar.

Hawa Mahal
Hawa Mahal
Shadow
Slider

Para seguir tu ruta viajera, muy cerca de ahí está el bazar de Johri. Ahí seguro encontrarás uno de los ingredientes más utilizados en la comida hindú, particularmente en la región del norte. Nos referimos al tradicional aceite de mostaza, idóneo para cocinar frituras. Pruébalo con nueces y quedarás maravillado.

#3 Thanjavur: Palacio Real y comida ritual

En India la comida es también parte de la vida espiritual. Prueba de ello es que existe un ritual culinario de ofrecimiento a Krishna. Esta práctica se conoce como naivedya y es famosa porque en ella se usa sólo cocina vegetariana. Estos platos deben prepararse con gran esmero, y los cocineros buscan ser innovadores usando masalas exóticos para aderezar. Algunos ejemplos son el arroz con sabor a naranja o las verduras al vapor acompañadas con agua de rosas.

Comida ritual
Palacio Real de Thanjavur
Shadow
Slider

Para conocer más sobre ésta y otras tradiciones de India, el lugar perfecto es el Palacio Real de Thanjavur. Su construcción original es de 1550. Hoy en día este sitio es famoso porque fue un punto clave en la recuperación de las danzas antiguas de India. Entra al edificio para conocer la colección de figuras en bronce que alberga su museo. También puedes visitar la biblioteca, embellecida con algunos dibujos murales de paisajes que retratan las distintas ciudades del país.

#4 Jaipur: Sisodia Rani Ka Bagh y arroz hindú

Sisodia Rani Ka Bagh, situado en el estado de Rajastán, reúne preciosos jardines en un palacio de ensueño. El Maharajá Sawai Jai Singh II lo mandó a construir con estilo mogol en 1779. La visita a este lugar es una de las mejores experiencias que podrás vivir en India. Es posible recorrer sus jardines escalonados y con numerosas fuentes o canales de agua, perfectos para poner a prueba la cámara fotográfica. Luego, en sus galerías podrás admirar las pinturas murales que representan la vida de Krishna y Radha, una historia de amor que el maharajá hizo pintar para demostrarle amor a su querida esposa.

Sisodia Rani Ka Bagh
Channa
Shadow
Slider

Después de disfrutar el recorrido. Te recomendamos comer un buen plato de arroz con legumbres como la channa (garbanzos)  y el mung (lenteja verde). Para acompañarlo, nada mejor que un poco de pan tradicional. Prueba el roti o el paratha, que se cocinan en un horno cilíndrico calentado con carbón vegetal.

En tu viaje al Taj Mahal aprovecha la oportunidad para visitar alguna de estas 4 grandes atracciones de la India y vive una experiencia arquitectónica y gastronómica inolvidable.