Asia > Asia Oriental > Japón > Recolección de fresas

Recolección de fresas

Si viajas a Japón participa en la recolección de fresas y disfruta de una experiencia gastronómica y ecoturística llena de sabor.

VIVE LA RECOLECCIÓN DE FRUTAS EN JAPÓN

Es común que cuando viajas, la mayoría de tus actividades están pensadas para visitar monumentos, asistir a museos y/o ir de compras. Sin embargo, experimentar actividades turísticas poco comunes es algo que a DINKtravelers nos gusta vivir. Por ello, en esta ocasión decidimos viajar a Japón y llevarte a participar en la recolección de fresas.

Te sorprenderá saber que en Japón se llevan a cabo subastas de frutas en las que la gente llega a pagar cerca de 22,000 dólares por un melón o más de 5,000 dólares por un racimo de uvas. Por otra parte, quizá hayas escuchado que ahí se producen sandías cuadradas y, lo que es más, que en ese famoso destino asiático también se producen otras frutas con formas de pirámide, pentágonos y hasta de corazón.

¿POR QUÉ LA FRUTA ES TAN CARA EN JAPÓN?

Sería incorrecto decir que toda la fruta costosa que se consume en Japón se importa, porque no es así. De hecho, mucha de la fruta que producen en el país nipón es muy cara debido a que llevan un estricto control de calidad. Además, las frutas forman parte de la tradición milenaria del regalo en el país. Por ejemplo, son un recurso frecuente para regalos de oficina como ochugen (regalo de verano) y oseibo (regalo de fin de año).

Si viajas a Japón, no te preocupes, además de los productos de lujo, también tendrás la oportunidad de vivir una suculenta experiencia divertida a un precio más razonable. En varias ciudades como Chiba, Gunma y Nagano podrás recolectar diferentes frutos rojos como fresas, cerezas y mora azul, aunque también podrás vivir la experiencia recogiendo uvas, manzanas y peras, entre otras.

RECOLECCIÓN DE FRESAS

Varios operadores turísticos ofrecen esta actividad como una parada dentro del tour que te lleva al mirador para ver el Monte Fuji. La ventaja de ello es que después de hacer las tomas fotográficas de la cima más alta de Japón, podrás recolectar fresas y disfrutar de un delicioso, fresco y saludable refrigerio.

Llegando a la granja te indicarán el camino a seguir para que inicies tu aventura. Conforme recolectes las fresas, pruébalas. Notarás que su sabor es inigualable, jugoso, dulce y también ligeramente acidito. Prácticamente se derretirá en tu boca. Siéntete en libertad de comer todas las fresas que quieras, pero toma en cuenta que no podrás tomar ninguna para llevar. En algunas ocasiones te ofrecerán chocolate para que lo combines con las fresas, pero nosotros te sugerimos que primero comas la fruta sin ningún aderezo adicional para que puedas percibir todas sus notas.

Sigue nuestra recomendación en tu próximo viaje a Japón y participa en una actividad gastronómica y ecoturística distinta. Te garantizamos que te transportará a un mundo lleno de sabor.