América > Norteamérica > México > Castillo Edward James

Castillo Edward James

El Príncipe Edward James construyó un castillo en Xilitla con escaleras sin fin que aseguran su continuidad en el tiempo y el espacio.

EL PUEBLO MÁGICO DE XILITLA EN MÉXICO

Xilitla, un municipio que forma parte de la región de la Huasteca Potosina, incrustada al sureste de San Luis Potosí, en México, ha adquirido fama internacional gracias a sus extraordinarios paisajes naturales.

Hace casi tres años Xilitla se convirtió en Pueblo Mágico, pero antes de eso ya era uno de los destinos favoritos de los viajeros que gustan de practicar actividades de ecoturismo como rafting, clavados en cascadas de casi 10m de altura, caminata en los bosques, bicicleta de montaña y rapel, entre otras.

EL CASTILLO SURREALISTA DE XILITLA

Pero tu viaje a este paraíso natural estará aún más completo si visitas el Castillo de Edward James, también conocido como el Castillo Surrealista de Xilitla. Vivirás una experiencia muy especial descubriendo esta construcción inmersa en la selva cuyo diseño combina elementos de la arquitectura gótica, egipcia y mesopotámica.

¿QUIÉN FUE EDWARD JAMES?

El Principe Edward nació en Escocia y heredó toda la fortuna de su padre, William James, (magnate estadounidense de ferrocarriles) aunque se piensa que su padre biológico era el Rey del Reino Unido, Eduardo VII. Además de su sangre regia, fue un escritor y poeta influenciado por la corriente surrealista que decidió convertirse en mecenas de otros importantes artistas pertenecientes a esa misma corriente; por ejemplo, Salvador Dalí y Picasso.

El príncipe era un turista por naturaleza. Disfrutaba tanto recorrer el mundo que hizo varios viajes a México. En uno de ellos escuchó decir que en Xilitla las orquídeas crecían de manera silvestre, por lo que decidió visitar el pueblo y sembrar él mismo esta planta con la idea de construir un jardín hermoso. Desafortunadamente, fuertes heladas azotaron al pueblo y su proyecto se transformó para crear un zoológico.

¿CÓMO ES EL CASTILLO SURREALISTA DE XILITLA?

En este espacio de 40 hectáreas encontrarás diversos espacios dedicados a los animales, estatuas de concreto, escaleras que no conducen a ningún lado y laberintos. Pero lo más interesante es que prácticamente toda la construcción está inacabada. Esto se debe a que Edward James pensaba que una obra terminada moriría al perder la continuidad en el tiempo y espacio.

Incontables leyendas rodean la construcción de este castillo. Una de ellas cuenta que cuando el Príncipe viajó a Xilitla, pensó que era un sitio tan bello y exquisito que sería el lugar perfecto para que Dios bajara del cielo a conocer la Tierra. Así, decidió construir las escaleras con la única intención de que hubiera un camino directo del cielo a Xilitla.

Dentro del castillo el paisaje es igualmente celestial. Hay cascadas y pozas en las que puedes nadar, así que no olvides llevar tu traje de baño. Y no te preocupes si llega el anochecer… a pesar de que el castillo está inmerso en la selva, el Príncipe Edward pensó en todo y pagó una suma millonaria para poner iluminación dentro de las pozas.