América > Norteamérica > México > Excursión a Xico

Excursión a Xico

La cascada de Texolo es bella por naturaleza, intensa por su fuerte caudal y majestuosa por su altura de más de cincuenta metros.

CASCADA DE TEXOLO EN VERACRUZ

Muchas veces cuando visitamos un destino en México, además de conocer la plaza principal, platicar con los lugareños, descansar y comprar artesanías que nos recordarán los colores de ese bello paisaje, anotamos como parte de nuestro itinerario una escapada para visitar zonas naturales. Por eso, DINKtravelers te recomienda que sigas con nosotros esta peculiar caminata.

XICO PUEBLO MÁGICO

Xico es un Pueblo Mágico sumergido entre la vegetación y el clima tropical del Estado de Veracruz. Se encuentra justo en las faldas del Cofre de Perote, uno de los cerros más conocidos de ese estado, por ser un volcán extinto y el octavo más alto de México.

Si tu idea es vivir una experiencia que despierte tus sentidos, te recomendamos visitar este pueblo y, una vez ahí, conocer la cascada de Texolo. Ésta es bella por naturaleza, intensa por su fuerte caudal y majestuosa por su altura de más de cincuenta metros.

Si vas en auto, te aconsejamos dejar tu coche en la plaza central y desde ahí tomar la ruta marcada por una calle empedrada y cargada de vegetación. Aunque carece de nombre, la encontrarás fácilmente preguntando a los lugareños por “camino a las cascadas”.

ECOTURISMO EN LA CASCADA DE TEXOLO

Deberás hacer un recorrido a pie de aproximadamente tres kilómetros en un ambiente de silencio relajante. A lo largo del camino podrás ver a la inigualable mariposa 88, cuyo nombre proviene de la forma de sus alas, semejante a la figura formada por ese número. Reconócela también por su combinación de colores negro, rojo y blanco.

Continúa hasta llegar a una planta hidroeléctrica construida en el siglo XIX. Ésta se encuentra a corta distancia de un viejo puente colgante de 78 metros que fue construido a principios del siglo XX. Si te gusta comprar artesanías, esta parte del recorrido es la ideal para encontrarlas.

Poco tiempo después de cruzar el puente hallarás un agradable lugar en donde por fin podrás sentarte a admirar la caída de la cascada de Texolo y escuchar el rugido del agua al chocar con las rocas.

Tómate tu tiempo para relajarte en este pintoresco lugar y para retratar algunas de las piezas que conforman el paisaje. No obstante, evita subirte a las piedras mojadas y grandes porque tienden a ser muy resbalosas.

Antes de finalizar tu visita, no olvides probar los bocadillos que preparan en los restaurantes de la zona. De igual manera, ordena la bebida alcohólica típica de Veracruz conocida como “El torito” elaborada con alcohol de caña y sabores como vainilla, coco, café y maracuyá, entre otros. Ya verás que le agradará a tu paladar.