América > Norteamérica > México > La leyenda del Callejón del Beso

La leyenda del Callejón del Beso

“El Callejón del Beso”, en Guanajuato, divide las casas de dos enamorados que vivieron una trágica historia en el siglo XVIII

CAMINATA POR LAS CALLES DE GUANAJUATO

—Luis, mi padre ha decidido mandarme a un convento porque no aprueba nuestra relación. Te prometo que te amaré siempre y honraré el amor que te tengo siempre en mi corazón­­—.

—Carmen, nunca dejaré que te vayas, haré lo posible por estar a tu lado, lo prometo—.

Tiempo después el joven Luis agotó sus ahorros para comprar la casa que se encontraba justo enfrente de la de Carmen; sólo un estrecho callejón de 69 centímetros las dividía.

Todas las tardes Carmen y Luis disfrutaban de largas charlas y besos profundos. Brígida, la dama de compañía de la señorita, apoyaba ese gran amor cuidando la puerta de la recámara para que el padre no se diera cuenta de que Carmen estaba con su enamorado.

Un día, Brígida no pudo detener a su amo y éste entró por la fuerza. Al ingresar a la habitación encontró a Luis besando la mano de Carmen, lo cual lo enfureció de tal manera que arrojó en el pecho de su hija una daga, dejándola inmediatamente sin vida.

VISITAS GUIADAS EN GUANAJUATO

Al caminar por las calles aledañas al centro de Guanajuato, en México, encontrarás mágicos encuadres de calles empedradas y casas coloniales de diversos colores dignos de retratar con tu cámara, es por eso que DINKtravelers te invita a conocer El callejón del Beso, escenario que inspiró la leyenda de Carmen y Luis, para que desquites tu amor por la fotografía.

Si vas en coche te recomendamos estacionarlo en las calles adyacentes a plaza Los Ángeles, ya que para llegar al famoso callejón necesitarás ir a pie. Luego, en tu camino al callejón ubicado a espaldas de la plaza, aprovecha para apreciar la arquitectura colonial que envuelve las calles de Guanajuato. Posteriormente identificarás el callejón como una calle que cierra en un estrecho final y que cuenta con una pequeña escalinata.

Si visitas el lugar en fin de semana, probablemente tendrás que hacer fila para llegar al tercer escalón rojo tan popular entre los turistas. Es ahí donde las parejas visitantes tienen como tradición darse un beso y tomarse una foto ya que los lugareños aseguran que quien no lo haga tendrá siete años de mala suerte.

También podrás acceder a las casas de los respectivos enamorados que vivieron ahí en el siglo XVIII, y podrás imaginar cómo fue aquella escena trágica que terminó con un amor tan profundo.

Continúa tu ruta guanajuatense dirigiéndote al Museo del Pueblo de Guanajuato, en la calle de Positos, en donde encontrarás algunos vestigios arqueológicos, objetos relacionados con la cultura popular y exposiciones temporales inspiradas en el estado de Guanajuato. Finalmente, en la avenida Benito Juárez te esperará la Basílica de Colegiata de Nuestra Señora de Guanajuato, espléndida por su arquitectura barroca.