Europa > Europa Central > Polonia > ¿Qué ver en Varsovia en un día?

¿Qué ver en Varsovia en un día?

Conoce la arquitectura de la ciudad de Varsovia en Polonia a través de 2 emblemáticos edificios: el Castillo Real y el Palacio de Cultura y Ciencia.

Los países de Europa central ofrecen destinos apasionantes y ricos en arquitectura única. Por eso te hemos llevado a conocer los edificios modernos de Berlín, así como las construcciones vanguardistas del centro financiero de Zúrich. En esta ocasión,  te llevamos a conocer Varsovia para descubrir su evolución urbana desde la Época Medieval hasta la modernidad.

Breve historia de Varsovia, Polonia

Varsovia, Polonia, se fue estructurando como ciudad desde el siglo XIII y fue hasta 1596 cuando se estableció como capital de Polonia. El territorio perteneció a diferentes países, como Alemania y Rusia.  Gracias a ello podrás encontrar una gran riqueza cultural y varias similitudes entre la arquitectura de esta ciudad y la de algunas ciudades rusas.

La ciudad de Varsovia fue saqueada y reconstruida una gran cantidad de veces. La última inició en 1953, después de la segunda Guerra Mundial. En ese tiempo se perdió el 90% del centro histórico a causa de bombardeos sobre la capital polaca. Dichos ataques afectaron edificios como el Palacio Real, la plaza del Mercado, la Catedral de San Juan y la muralla Medieval.

Reconstrucción de Varsovia 

En la primera fase de la reconstrucción se emplearon los escombros de los edificios, siguiendo como modelo pinturas antiguas de Marcello Bacciarelli. También usaron las más de 20 obras con panorámicas de Varsovia de Bernardo Bellotto, así como dibujos y fotografías anteriores a la guerra.

Pese a esta estrategia, había arquitectos que preferían hacer una construcción moderna de acuerdo con los estándares de la época cargados de influencia estadounidense. Finalmente se optó por una propuesta intermedia que combinaba la memoria arquitectónica de la urbe con la modernidad. Por eso, actualmente puedes apreciar un centro histórico tradicional delineado con construcciones de mediados del siglo XX. Así, la Varsovia que hoy conocemos es una mezcla del pasado y de las innovaciones de la modernidad urbana. Gracias a esto, el centro de la urbe fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1980, por ser un ejemplo de reconstrucción casi total de una secuencia histórica desde el siglo XIII hasta el XX.

Centro Histórico de Varsovia, la Ruta Real 

El centro histórico se extiende a lo largo de la denominada Ruta Real. Se trata de una calle muy larga que, con distintas denominaciones, une las zonas de palacios y parques de Wilanow. La ruta pasa por el parque y por el  conjunto palaciego de Lazienki. Además, une las zonas denominadas Ciudad Vieja y Ciudad Nueva.

A lo largo de la Ruta Real podrás encontrar el Palacio Presidencial de Varsovia, construido en el siglo XVIII. También destaca la iglesia del Patrocinio de San José, que data del siglo XVIII, y la iglesia de Santa Ana, que cuando se construyó en el siglo XV era un edificio gótico pero ahora tiene una fachada clásica.

Otros íconos de la Ruta Real Varsovia

En el Suburbio de Cracovia encontrarás reproducciones de pinturas de Bernardo Bellotto, mismas que inspiraron la reconstrucción de la ciudad. Gracias a ellas podrás conocer el gran trabajo de restauración que se llevó acabo en el centro de la ciudad.

Luego, al llegar a la plaza Zamkowy hallarás el Castillo Real. Al centro de la plaza encontrarás la Columna del Rey Segismundo III, que tiene una altura de 22 metros. Inmortaliza el momento con una foto desde cada extremo de la plaza. Así podrás capturar el Castillo y las coloridas casas que circundan la plaza como fondo.

Dos lugares para visitar en Varsovia, Polonia 

DINKtravelers, tu guía de viajes internacional, te invita a conocer dos de los edificios más emblemáticos de Varsovia. Uno de ellos pertenece a la Ciudad Vieja y sufrió los estragos de la Segunda Guerra Mundial. El otro fue construido en los años cincuenta y representa un símbolo de la nueva arquitectura en Varsovia.

#1 Castillo Real de Varsovia 

El Castillo Real de Varsovia tiene su origen en el siglo XIV con la construcción de la llamada Gran Torre. El recinto se transformó en la residencia real oficial, en sede del Parlamento, y en el centro cultural y administrativo del país. Fue ampliado por Segismundo III a un castillo de 5 alas de estilo barroco.
En 1939 el castillo se incendió debido a un bombardeo alemán. Lo poco que quedó en pie fue totalmente destruido en 1944, después del Levantamiento de Varsovia. Su reconstrucción data de la década de los setenta, aunque sus salones interiores fueron abiertos al público hasta 1984.

En el Castillo Real podrás encontrar varias salas como el Gran Apartamento, el Apartamento del Rey, los Apartamentos del Príncipe Joseph Poiniatowski, las Arcadas Kubicki, la Biblioteca Real, y los Jardines, por mencionar algunas áreas. Cada sala tiene un precio diferente para su acceso, así que te recomendamos preguntar por paquetes que ofrezcan un precio especial en tu acceso a las diversas salas.

Shadow
Slider

#2 Palacio de la Cultura y Ciencia de Varsovia 

El siguiente edificio al que te queremos invitar es el Palacio de Cultura y Ciencia. Éste data de la época de la ocupación rusa. Fue construido entre 1952 y 1955 por orden de Stalin, como un “regalo del pueblo ruso a la nación polaca”. ¡Es el edificio más alto de Polonia! Tiene 42 pisos repartidos en 230.5 metros de altura.

En el interior de este gran edificio podrás encontrar oficinas, departamentos institucionales, la Academia Polaca de Ciencias, una oficina de correo, un cine, una piscina, museos, bibliotecas, teatros y una sala de audiencias. Además, podrás visitar las salas Kongresowa y Koncertowa, las dos salas de conciertos más importantes de Polonia.

La terraza del Palacio de Cultura y Ciencia de Varsovia 

La mayor atracción es la Trzydziestka, una terraza ubicada en el piso 30, a 114 metros de altura. Desde ahí obtendrás una vista maravillosa de la ciudad. Las visitas sólo son guiadas y te recomendamos hacer tu reservación por medio de alguna empresa privada. No olvides tomar una foto y compartirla con nosotros usando el hashtag #DINKpics.