Europa > Europa Occidental > Portugal > Azulejo portugués

Azulejo portugués

La decoración en azulejo hace de Portugal un destino visualmente atractivo, rico en detalles color azul.

CONOCE PORTUGAL A TRAVÉS DE SUS AZULEJOS

Si pudieras caminar por las calles de Portugal sólo tocando sus muros, te percatarías de que más del 70% de sus paredes están cubiertas con un lujoso material: el azulejo. La palabra azulejo se deriva del árabe az-zulay que significa “dejar liso”.

La originalidad del azulejo portugués radica en que sus motivos no son sólo una expresión religiosa como sucede en la usanza musulmana. En la actualidad puedes apreciar cientos de estas creaciones de carácter popular adornando las fachadas de los edificios en todas las ciudades lusitanas.

El azulejo, además de embellecer los espacios, invita a ejercitar la memoria mediante las imágenes y potencia el reflejo de la luz. Por eso, cuando prepares tu cámara para inmortalizar algún detalle en este material, te recomendamos eliminar el flash y aumentar el ISO.

ESTACIÓN DE SÃO BENTO

Existen muchos lugares únicos por su decoración en azulejo. Por ejemplo, los viajeros que arriban a Porto en tren encuentran en las paredes de la estación de São Bento un recubrimiento de más de 20,000 azulejos que rememoran diferentes episodios de la historia portuguesa.

IGLESIA DE SÃO ROQUE EN LISBOA

Otro caso es el de la Iglesia de São Roque en Lisboa, finamente decorada con azulejos de punta diamante. Este acabado hace de sus detalles un espacio propicio para la refracción de la luz interior, dotando a la iglesia de una atmósfera ambarina y elegante.

UNIVERSIDAD DE MINHO EN BRAGA

Al interior de los espacios laicos, como es el caso de la Universidad de Minho en Braga, el azulejo está decorado con motivos de la cultura greco-latina y otras escenas costumbristas que hacen del estudio una actividad sumamente placentera.

MUSEO NACIONAL DEL AZULEJO EN LISBOA

Si quieres disfrutar de un recorrido por la evolución de esta hermosa técnica decorativa, DINKtravelers te aconseja visitar el Museo Nacional del Azulejo en Lisboa. Éste cuenta con la segunda colección más grande de azulejos a nivel mundial y su tienda de souvenirs es espectacular. ¡Parece que aún estás en una sala del museo!, con la única diferencia de que aquí puedes elegir lo que más te guste para llevártelo a casa.

Un dato curioso es que, al igual que las corrientes artísticas de la pintura, el azulejo ha experimentado cambios notables a lo largo de los siglos. En la actualidad esta tradición continúa aunque marcada por el eclecticismo que recupera elementos del pasado combinándolos con formas modernas.