Europa > Norte de Europa > Reino Unido > Parque Real de Greenwich

Parque Real de Greenwich

Greenwich es un lugar en el que no falta la comida deliciosa, tranquilidad, astronomía, naturaleza e historia…¡todo a la hora exacta!

VISITA EL GREENWICH PARK EN GRAN BRETAÑA

Imagina un lugar donde puedas descansar de los agotadores tours por las grandes ciudades británicas y tomar un café con tus compañeros de viaje mientras disfrutas de las vistas a un puerto sereno. Incluso si eres un trotamundos al que le gustan los destinos pet-friendly, piensa en un amplísimo paisaje natural en el que puedas pasear a tu mascota para luego disfrutar el aire fresco mientras lees un buen libro bajo la sombra de un árbol. ¿Se te antoja esta imágen? Te tenemos una noticia: DINKtravelers ya encontró este apacible rincón y te quiere invitar a visitarlo. Estamos hablando de Greenwich, en las afueras de la ciudad de Londres, sede de uno de los parques más grandes y bellos del mundo; un lugar que combina la sencillez del paisaje con la Historia, la ciencia y el arte.

El Parque de Greenwich, declarado Patrimonio de la Humanidad y Sitio de Importancia Metropolitana para la Conservación de la Naturaleza, tiene su origen a principios del siglo XVII, cuando fue establecido con fines decorativos y como sitio de práctica para la caza. Tiempo después, el espacio fue cercado y se unió, en 1662, a los territorios que reinaba Carlos II. Desde entonces, el parque ha servido como lugar de descanso para muchas generaciones que viven en los alrededores de Londres y, específicamente, para los habitantes del municipio de Greenwich.

REAL OBSERVATORIO DE GREENWICH

Muchos turistas como tú han visitado este lugar y su experiencia ha sido inolvidable. Parte del horizonte se dibuja con la vista al Río Támesis y, tras él, los altos y modernos rascacielos que conforman el nuevo distrito financiero de Londres. Asimismo, la planicie verde queda interrumpida por un imponente inmueble color blanco: la Casa de la Reina. Sin duda, es un paisaje digno de una postal y, justamente, si te gusta la fotografía, uno de los mejores espacios para disfrutar de este lienzo y capturar el paisaje entero es desde el Viejo Observatorio Real, también ubicado en el parque.

Además de pasear, el Parque de Greenwich te dará la oportunidad de visitar varias atracciones. Una de ellas es el ya mencionado Observatorio, el cual se encuentra localizado justo en el meridiano 0° del planeta, por lo que es el lugar perfecto para ajustar tu reloj. De hecho, si tienes la posibilidad de llevar más de uno, ¡hazlo!

PLANETARIO DE GREENWICH

Otro de los atractivos del parque es el Planetario Peter Harrison, característico por su diseño de vanguardia, su estructura revestida de bronce y una inclinación de 51,5º, orientado a la estrella Polar.

Si lo que te gusta es estar al aire libre, visita el Jardín de Flores creado desde 1890 al estilo eduardiano cuyo gran colorido proviene de su lago y sus abundantes ejemplares de tulipanes. Ahí mismo podrás recorrer un parque de venados o incluso observar a las más de 70 aves que habitan la zona.

Ahora bien, en caso de que seas un apasionado de la historia antigua, en el Parque de Greenwich también puedes visitar unas ruinas romanas del siglo I, así como un cementerio anglo-sajón del siglo VI.

COMER EN GREENWICH

Si deseas hacer una pausa a la hora del té antes de continuar tu recorrido, la buena noticia es que en el parque encontrarás cafeterías en las que podrás pedir desde pastelitos y café recién hecho, hasta ensaladas y refrigerios. Claro, DINKtravelers te aconseja aprovechar la oportunidad de visitar algún pub local después de tu visita para que puedas pedir unosfish & chips acompañados de un tarro helado de cerveza stout.

Como última recomendación, antes de volver a Londres, recuerda hacer una visita al mercado de Greenwich, en donde podrás encontrar una gran cantidad de objetos, productos y curiosidades típicas del lugar que podrás llevarte como souvenir.

Sin duda, Greenwich es un lugar en el que no falta la comida deliciosa, tranquilidad, astronomía, naturaleza e historia…¡todo a la hora exacta!