Europa > Europa del Este > Turquía > La Basílica de Santa Sofía de Constantinopla

La Basílica de Santa Sofía de Constantinopla

Santa Sofía permite encontrar puentes entre diferentes culturas, elementos de gran interés histórico y concatenaciones de motivos artísticos.

VISITA SANTA SOFÍA EN ESTAMBUL

En Descripción de Santa Sofía Pablo Silenciario, un poeta bizantino del siglo VI, habló de la cúpula de la magnífica basílica: “Elevándose sobre el espacio inconmensurable está el yelmo redondeado en todos los lados como una esfera, y que, radiante como los cielos, cubre el techo de la iglesia.” Y es que Aya Sofya (casa de la sabiduría divina), como la conocen los turcos, reúne en su arquitectura, mosaicos y pinturas, una de las obras maestras del arte bizantino que DINKtravelers te invita a conocer.

ARQUITECTURA DEL IMPERIO BIZANTINO

Estambul, la ciudad que la acoge, fue establecida como Constantinopla en el año 330 y convertida en capital del Imperio Romano de Oriente mejor conocido como Imperio Bizantino. Fue precisamente Constantino, su fundador, quien consagró la primera iglesia de Santa Sofía, aunque el proyecto tuvo una vida corta ya que se incendió en el 404.

Posteriormente, Justiniano encargó a dos arquitectos, Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto, que elaboraran una estructura ambiciosa que reflejara el poderío del imperio y del culto cristiano. Así, en el punto que corona la ciudad, se irguió un inmueble de escala notable y complejo simbolismo que reunía técnicas complicadas como el techo central abovedado de 55 metros representativo del cielo y el universo; la sala principal con dimensiones de 70 x 74 metros, grandes medallones y columnas monolíticas.

LA MEZQUITA DE SANTA SOFÍA EN ESTAMBUL

Siglos después, en 1453, con la caída de Constantinopla en poder de los turcos, Santa Sofía se transformó en mezquita, por lo que gran parte de su decoración original fue sustituida por lujosas caligrafías árabes, además de que le fueron añadidos cuatro minaretes.

MUSEO DE SANTA SOFÍA

Originalmente la estructura de exterior sobrio color rojo oscuro con planta de cruz reunió todos los conocimientos desarrollados a lo largo del helenismo, lo cual le permitió convertirse en el símbolo de la edad de oro del Imperio Bizantino. Posteriormente, cuando se transformó en un lugar de culto para el mundo musulmán, esos elementos visuales se enriquecieron. Por ello, desde que Santa Sofía fue convertida en museo, en 1935, visitarla permite al turista encontrar puentes entre diferentes culturas, así como aspectos de gran interés histórico y concatenaciones de motivos artísticos. Asimismo, conocerla invita a planear viajes a más destinos, ya que su trascendencia llegó no sólo a los territorios del oriente cristiano, sino a la zona cristiana ortodoxa de occidente. Por ello, en Rusia, Grecia, Bulgaria y Rumania se construyeron iglesias cuya inspiración en Santa Sofía es notable.

TIPS PARA VISITAR SANTA SOFÍA EN ESTAMBUL

Cuando subas a la segunda planta de Santa Sofía…

  • Busca el mosaico donde aparecen el emperador Constantino y la emperatriz Zoe adorando a Cristo.
  • Encuentra la tumba de Enrique Dándolo, un duque veneciano que murió en Constantinopla en 1205.
  • Asómate por las ventanas para ver las magníficas vistas de la Mezquita Azul.
  • Asómate por la barandilla hacia la sala central para tener una mejor perspectiva de la cúpula y la planta inferior.